VÍDEO DEL MES “ROMANCE DE LA INFANTICIDA” (1973)

Vídeo de agosto en “Cancionero de Romances”. Nos situamos este mes en “Romances Tradicionales“, trabajo de Joaquín Díaz editado por Movieplay en 1973 y producido por Gonzalo de la Puerta. Luis Fernández Soria es el técnico de sonido de un disco en cuya instrumentación interviene, además de Joaquín (voz, guitarras, cascabeles, flauta y timbal), el propio Gonzalo de la Puerta (órgano). Es posible acceder a su ficha pinchando aquí, para quienes deseen más información al respecto. Escucharemos en concreto el “Romance de la infanticida“, auténtico thriller condensado en apenas tres minutos.

Aprovechamos para señalar que otra versión del tema se incluye en “Joaquín Díaz, Ignacio Sáenz de Tejada, Álex Kirschner“, trabajo grabado en 1973 y que la censura impidió que llegara a ser publicado. Podéis escucharlo pinchando aquí.

Más arribita de Burgos hay una pequeña aldea
donde vive un comerciante, que vende paños y sedas.

Tiene una mujer bonita, -valía más que fuera fea-
tiene un hijo de cinco años, la cosa más parlotera.

Todo lo que pasa en casa, a su padre se lo cuenta;
su padre, por más quererlo, en las rodillas le sienta.

Ven aquí tú, hijo querido, ven aquí, mi dulce prenda,
quiero que todo me digas; en esta casa, ¿quién entra?

Padre de mi corazón, el alférez de esta aldea
que llega todos los días y con mi madre conversa.


Con mi madre come y bebe, con mi madre pone mesa,
con mi madre va a la cama, como si usted mismo fuera.

A mí me dan un ochavo pa jugar a la rayuela,
y yo, como picarzuelo, me escondo tras de la puerta.


Mi madre estaba mirando, y me dijo que me fuera:
Deja que venga tu padre, que te va a arrancar la lengua.

Mal le ha sentado al señor el que aquello se supiera,
después ha salido a un viaje de siete leguas y media.


Un día estando jugando con los niños de la escuela,
ha ido a buscarle su madre, a peinar su cabellera.


Ha cuarteado su cuerpo, le ha tirado en una artesa,
y el peinado que le ha hecho, fue cortarle la cabeza.


La coloca entre dos platos y al alférez se la entrega:
Señora, se les castiga, pero no de esa manera;
haberle dado cuatro azotes y haberle echado a la escuela.


Tras de tiempos llegan tiempos y el marido ya regresa.
Ella ha salido a buscarle, y le ha encontrado en la puerta.

Entra, maridito, entra, que te tengo una gran cena,
los sesitos de un cabrito, las agallas y la lengua.


¿Qué me importa a mí de eso? ¿Qué me importa de la cena?
Te pregunto por mi hijo que no ha salido a la puerta.

Entra, maridito, entra, por tu hijo nada temas,
que le di pan esta tarde y se fue pa ca su abuela.


Como cosa de chiquillos, está jugando con ella.
Se pusieron a cenar, y oye una voz que le suena.

Padre de mi corazón, no coma usted de esa cena,
que salió de sus entrañas y no es justo que a ellas vuelva.


Se ha levantado el señor, la busca de su hijo empieza,
le ha encontrado cuarteado, partidito en una artesa.


La ha agarrado de los pelos, barre la casa con ella,
y después de golpearla, a la autoridad la entrega.


Unos dicen que matarla; otros, lo mismo con ella,
otros dicen que arrastrarla, de la cola de una yegua.

Recuerdo, finalmente, que esta sección está abierta a vuestras sugerencias y aportaciones, sobre todo a la hora de elegir los próximos temas. Espero vuestras peticiones, que serán atendidas por riguroso orden de recepción. Podéis hacerlas como comentario a esta o cualquier otra entrada del blog o mediante nuestra dirección de correo electrónico (cancioneroderomances@gmail.com)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .